La concejala de esta formación, Gloria Martín, también ha solicitado recuperar la Casa de El Consejero para habilitar un albergue rural municipal. Ambos espacios, que forman parte del patrimonio sentimental de los lorquinos, se encuentran amenazados por la ruina absoluta

16.05.17.-La concejala de Izquierda Unida-Verdes, Gloria Martín, ha exigido al nuevo alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, que el Consistorio promueva la adquisición para el patrimonio municipal del Cortijo y Molino del Escarambrujo, recientemente declarado Bien de Interés Cultural (BIC), así como de la Casa de El Consejero, incluido en el catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento, ambos de titularidad privada y cercanos al Cejo de los Enamorados, en la Sierra de la Peñarrubia.

Para Martín, se trata de dos “magníficas oportunidades” para dotar al municipio de espacios públicos de gran interés natural, etnográfico, cultural y turístico. “El Ayuntamiento debe comprometerse con la rehabilitación de estos edificios y su entorno”, patrimonio sentimental de los lorquinos, que en estos momentos “están condenados a la ruina absoluta”, aseguró la edil de IU-Verdes.

El Escarambrujo, situado en el paraje de El Consejero, es un molino harinero del siglo XVI que cuenta con importantes ingenios hidráulicos que facilitaban la toma de agua a través de la acequia Alcalá, de origen árabe y datada del siglo XIII. Está rodeado de una exuberante y exótica vegetación. Por ello, y relacionando estos dos aspectos, Gloria Martín ha propuesto su recuperación para la creación de un jardín botánico y de un museo etnográfico y del agua –inexistentes en el municipio– con la finalidad de que Lorca cuente con un espacio que permita la comprensión e interpretación natural e histórica de una zona íntimamente ligada a una “cultura ancestral del agua”.

“Este lugar reúne valores de singularidad, integridad y autenticidad sobresalientes” desde el punto de vista etnográfico, apuntó Martín, quien pidió al equipo de gobierno municipal del PP “que se comprometa con la difusión de la tradición cultural de Lorca y con su patrimonio arquitectónico y paisajístico” invirtiendo en su recuperación y dotándole de un uso apropiado.

 


Respecto a la Casa de El Consejero, en la diputación de Parrilla, Martín recordó que es un inmueble del siglo XIX, también en situación de abandono, que requiere de manera urgente la realización de obras de consolidación para evitar que avance su grave estado de deterioro. Su grado de protección permite compatibilizar la conservación de características estructurales del edificio con la sustitución de partes sin interés arquitectónico por elementos de nuevo diseño. Martín considera que se trata de un emplazamiento idóneo para habilitar “un albergue rural municipal” que permita rehabilitar el patrimonio histórico, apostar por el turismo sostenible y generar riqueza y empleo de calidad “desde lo público”.

 
buy Dapoxetine