Gloria Martín aseguró que si se consiente que nos dobleguen los salvajes, se sentirán impunes y terminarán creyendo que tienen el derecho de propiedad sobre un espacio que es público, que está protegido, y cuya conservación está sufragada con los impuestos de todos. Porque lo que destrozan también cuesta dinero. Del mismo modo que nuestra sociedad no tolera a los pirómanos, tiene que mostrarse igual de inflexible ante quienes no dudan en devastar un Lugar de Interés Comunitario con un tractor o en arrancar a mano especies sensibles recién plantadas

26.04.19 La concejala de Izquierda Unida-Verdes, Gloria Martín, ha denunciado un nuevo atentado medioambiental contra playas de Lorca tras el perpetrado el pasado 29 de marzo. Entonces, Martín alertó de la roturación ilegal de tres playas lorquinas, Calnegre, Baño de las Mujeres y Siscal, que se incluyen dentro del Parque Regional Calnegre y Cabo Cope, y que forman parte también de la Red Natura 2000 al haber sido designadas Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Su vegetación, que forma parte de varios hábitats de interés comunitario, principalmente de tipo dunar y de arenales, fue arrasada con un tractor.

Dos semanas más tarde, agentes medioambientales y de la Brigada Forestal, técnicos del Parque Regional y un grupo de voluntarios de la asociación Naturactúa Lorca, procedieron a la reposición de la vegetación arrancada en la playa de Calnegre. Utilizaron más de 350 plantones de varias especies propias de la zona, fundamentalmente cuernecillo de mar y azucena de mar. Y además se instalaron carteles para informar sobre estas especies de interés especial y evitar los daños producidos por las pisadas.

Sin embargo, todo ello ha sido nuevamente destruido. “La kale borroka anti ecologista ha vuelto a la carga y ha arrasado otra vez con todo para dejar claro quién manda en nuestro litoral son ellos y sus intereses particulares” ha dicho Martín.

La edil ha señalado ni el diálogo ni la concienciación son posibles frente a “mentes cerriles e ignorantes”, por lo Izquierda Unida-Verdes exige que se extremen no sólo las medidas de vigilancia sobre el litoral lorquino, sino también el control de accesos.

Martín recordó que los orígenes de esta nueva provocación tuvieron lugar el pasado verano cuando varias personas destrozaron con motosierras el mobiliario público e insultaron y amenazaron gravemente a empleados de la empresa concesionaria del control de visitantes. La Comunidad autónoma claudicó, eliminó parte de las medidas implementadas y nadie resultó sancionado.

“Estas son las consecuencias. Si consientes que te dobleguen los salvajes, los salvajes se sienten impunes y terminan creyendo que tienen el derecho de propiedad sobre un espacio que es público, que está protegido, y cuya conservación está sufragada con los impuestos de todos. Porque lo que destrozan también cuesta dinero”, aseveró Martín.

La concejala de IU-Verdes aseguró que en este tema “ya solo caben castigos ejemplares” y que el peso de la Justicia “caiga sobre quienes creen que están por encima de las leyes”.

Martín aseguró que del mismo modo que nuestra sociedad no tolera a los pirómanos, tiene que mostrarse “igual de inflexible” ante quienes no dudan en devastar un Lugar de Interés Comunitario con un tractor o en arrancar a mano especies sensibles recién plantadas.

Por ello, realizó un llamamiento a la ciudadanía, a los colectivos sensibilizados con la preservación de nuestros espacios naturales y a todos los partidos políticos, los que están en las instituciones y los que aspiran a estar, para que “censuren a estos bárbaros y reprueben sus prácticas vandálicas e incívicas, que nos deben avergonzar a todos y que no representan a la sociedad lorquina”, concluyó.

 
buy Dapoxetine