Quizás uno de los indicadores principales del “buen gobierno” debería situarse en la capacidad de interlocución social. Informar y escuchar serían los aspectos imprescindibles.

 

 

En los últimos tiempos, es bien sabido que los gobiernos presentan lagunas inaceptables cuando no actuaciones deliberadamente frontales a dichos principios. Por ello, no son pocos los movimientos sociales y políticos que reclaman democracia real frente a la democracia formal.

La palabra democracia encuentra su origen en la Grecia Clásica y se forma al combinar los vocablos demos, que se traduce como  “pueblo”,y kratós, que puede entenderse como ““gobierno”. Tanto Platón como Aristóteles contribuyeron a su concepción y desarrollo teórico en Atenas.

 

 

En la actualidad,  el concepto de democracia sigue vigente y todos entendemos que es un sistema en el que las decisiones se toman entre todos, atendiendo a la opinión de la mayoría. Por ello, los conceptos democracia y participación van íntimamente ligados, pudiendo afirmarse que no habrá democracia si no hay participación.

Ahora bien, la filosofía política distingue entre Democracia Directa" y Democracia Representativa, y da a los dos términos connotaciones opuestas, pues se refieren a concepciones distintas de la soberanía popular. Y hasta tal punto ambas formas son divergentes en la práctica, que en la mayoría de ocasiones, los gobiernos, revestidos del aurea de representatividad olvidan que la decisión es de los ciudadanos.

En Lorca, los intentos por hacer real la democracia han sido escasos y en cualquier caso han resultado infructuosos por la falta de voluntad política. Una de las pequeñas iniciativas tendentes a acercar la voluntad popular a las decisiones comunitarias ( frustrada hasta el momento), ha sido el Reglamento Orgánico de Participación Ciudadana, que desde su aprobación a principios del año 2011 duerme dulcemente.

Ahora estamos ante un momento importante de la reconstrucción. Se han anunciado grandes inversiones y el alcalde sigue cerrado en banda.  Su axioma es el silencio, su papel acompañar al Consejero Sevilla.

 

José García Murcia

 

Lorca, 15 de Enero de 2014

 
buy Dapoxetine